Sunday, January 30, 2011

Un violín

Un filósofo del siglo XXI, amigo mío, me descubrió las señales que el Universo nos deja en todos lados. A mí, hoy el Universo me dejó un violín. Eran las doce de la mañana y me lo encontré en mi salón. Luego, salí a la calle y allí estaba, sobre el hombro de un anciano sentado a la salida de la estación de Arguelles. Apoyada su mentonera con dulzura sobre el hombro de un abrigo degastado por el tiempo, roído por el uso y la suciedad. Acaricaido por el arco y unas manos encallecidas, arrugadas que a duras penas lograban sacar una nota.

En el suelo un pentagrama y una funda llorando, implorando unas monedas. Los viandantes no le miraban, le ignoraban y se quejaban de lo mal que tocaba. Yo vi sus ojos, miré el violín, y sentí la música. Les juro que la oí. Note sus acordes, sus agudos y graves, los falsetes del arco sobre las cuerdas, la dulzura de la armonía.

Podrán creerme o no, pero hoy el Universo me regaló un violín.

2 comments:

Oso said...

Bonito violín que te ha regalado el universo...

Alberto said...

He tenido otro regalo en forma de correo... ;)

Un abrazo genio.

Free counter and web stats