Friday, August 02, 2013

Es de noche

Es de noche,
cuando despierto mis sueños,
es de noche,
cuando dejo de imaginar que te tengo,
que te puedo abrazar,
que te puedo besar.

Es de noche,
cuando cierro los ojos,
es de noche,
cuando veo las líneas de tu cuerpo,
las laderas de la montaña
que jamás me cansaré de caminar.


Es de noche,
cuando las estrellas me acompañan,
mientras la brisa cálida entra por la ventana,
es de noche,
en esta noche de verano,
cuando más te siento,
cuando más me cuesta luego,
cuando deja de ser de noche,
saber que ya no estás.
Y yo luego, me duermo y no sueño.

Y a pesar de todo,
es de noche, si, justo ahora,
ahora que es de noche,
cuando más despierto me encuentro,
y sin embargo, más sueño contigo.

Porque es de noche,
cuando apoyo mi cabeza en tu pecho,
y escucho tu respiración,
tu corazón, tu aliento,
es de noche,
cuando por fin me abandono,
y sueño contigo,
estando tu a mi lado,
estando yo despierto,
sueño,
sueño,
sueño contigo,
sueño...

Friday, July 26, 2013

Barrotes

No hay barrotes,
por muy fuertes que sea su hierro,
que detengan mi corazón despierto,
no hay.

No hay barrotes,
por muchos ojos que los vigilen,
capaces de parar mi pequeña esperanza,
no hay.

No hay barrotes,
profundos, negros y silenciosos,
donde mi música no suene llena de alegría,
no hay.

No hay barrotes fuera de mi,
que puedan encerrarme,
los únicos posibles los creo yo,
y mi mente y mi corazón no paran de repetir,
no hay....

Monday, July 22, 2013

Microcuento XIII: Tallar tu cuerpo en un árbol

Cantaba que la luna le sabía a poco cuando se chocó de frente con ella, y mientras escuchaba que tenía el corazón alicatado hasta el techo, pensó que la amaría hasta tallar su cuerpo en un árbol...

by ToTe


Sunday, July 14, 2013

Mis Maestros XXVIII: Charles Bukowski

Tira Los Dados

Si vas a intentarlo, ve hasta el final.
De otro modo, no empieces siquiera.
Si vas a intentarlo, ve hasta el final.

Tal vez suponga perder novias, esposas,
parientes, empleos y quizá la cabeza.
Ve hasta el final.

Tal vez suponga no comer durante 3 o 4 días.
Tal vez suponga helarte en el banco de un parque.

Tal vez supongo la cárcel,
Tal vez suponga mofas, desdén, aislamiento.

El aislamiento es la ventaja,
todo lo demás es un modo de poner a prueba tu
resistencia, tus auténticas ganas
de hacerlo.

Y lo harás a pesar del rechazo y las
ínfimas probabilidades
y será mejor que cualquier otra cosa
que puedas imaginar.

Si vas a intentarlo ve hasta el final.
No hay sensación parecida.

Estarás a solas con los
dioses y las noches arderán en
llamas.

Hazlo, hazlo, hazlo.
Hazlo.
Hasta el final.
Hasta el final.

Llevarás las riendas de la vida hasta
la risa perfecta, es la única lucha digna que hay.

Tuesday, June 11, 2013

Deseos peligrosos

Su deseado anhelo se convirtió en su peor enemigo. Y eso que ella se lo avisó....

Lisa Lyon, 1982. © Robert Mapplethorpe Foundation. 

Sunday, May 26, 2013

Y brillaban las estrellas

Mordía tus labios,
y besaba tus pechos.

Perdía mis sentidos al igual que el viajero,
en el profundo desierto de tu cuerpo,
 arrastrándome entero a través de él,
buscando como un poseso,
el oasis secreto.

Sediento de ti,
y de ti hambriento.
Anhelando de tus senos, alimento,
y agua pura de tu sexo.

Agarrado en las perfiladas dunas,
tus caderas de fina y suave arena,
del pozo de tu ombligo asciendo,
coronando esas laderas de piel y hueso.

Y mientras cae la noche, por fin entro,
vencido,
dentro de tu cuerpo.

Y brillaban las estrellas en tu rostro...

Tuesday, May 21, 2013

En búsqueda del tesoro perdido (I)

D estaba desde hacía unos días muy inquieto y no sabia muy bien el por qué. Aunque no había sucedido nada que explicase su cambio de actitud, algo le decía que no todo marchaba como debía. Acostado en la cama, observaba como el pequeño ventilador del techo daba vueltas con una lenta parsimonia rítmica, convirtiendo sus tres aspas en una sola. La vista a veces nos engaña, pensó D, quizás más veces de lo que pensamos.

Se irguió de la cama y clavó su mirada en el espejo que tenía delante. Allí estaba él, el de siempre. Su pelo, sus ojos, sus pómulos, sus orejas, sus labios, su pecho, su cuello, las manos con sus dedos, sus brazos y su vientre, sí, todo era como lo recordaba, nada había cambiado, pero sin embargo, no podía quitarse la sensación extraña de que algo pasaba. Cierto era que la imagen que el espejo reflejaba era indudablemente la suya, pero incluso en esa identidad reconocida, percibió algo distinto, aunque no sabía localizar el origen del mismo.

Se percató, al mismo tiempo que se levantaba para vestirse, que había una carta que alguien había colado por el hueco de la puerta con el suelo. Se acercó con la intención de leerla, pero se asustó. De repente, la nota le parecía amenazante, peligrosa, como si cada paso que le acercaba hacia ella, fuese un camino a un abismo al que parecía condenado a lanzarse. Al cogerla, un vértigo recorrió todo su cuerpo e hizo que la pequeña habitación, austera, desordenada y falta de limpieza diese vueltas. Se asió a la esquina de la pequeña mesa llena de libros y restos de comida y todo dejó de girar, pero su respiración se hizo más profunda y su corazón comenzó a latir con más fuerza. Entonces, leyó la nota con atención:

"Esta carta está escrita para cambiar tu vida D, pero únicamente logrará ese efecto si deseas realmente emprender ese camino que te lleva aguardando desde siempre. No te preguntes quién soy, no me conoces y no llegarás a saber quien soy nunca, simplemente puedes achacar este acontecimiento al destino, al universo a cualquier deidad o aceptar, simple y llanamente lo que es, una oportunidad.

Sé que desde hace tiempo te encuentras un poco perdido, desorientado entre la inmensidad de los acontecimientos que día a día, ocurren en tu vida. Has olvido lo que te hizo fuerte y has aceptado que el estado de derrota en el que te has instalado, es lo cotidiano, lo normal, lo que debe ser. Pero estás equivocado, y además, lo sabes, algo en ti, esa voz que tan bien conoces y has decidido ignorar, no para de repetírtelo.

Sin embargo, hoy, si así quieres que sea, puede ser el primer día del resto de los días de victoria que te quedan. Si realmente quieres volver a recuperar el timón del barco en el que navegas, deberás empezar a escucharte, a quitarle la mordaza a esa voz interior que, como ya te he dicho, has silenciado hace tanto tiempo, casi el mismo que llevas con la derrota cuestas.

¿La escuchas? ¿sí?, ¿estás dispuesto a reencontrar tu camino al éxito? Si es así, felicidades, porque hoy morirás, pero no te asustes, es normal tener miedo, pero tranquilo, acepta ese miedo, compréndelo, asúmelo y cuando lo visualices cara a cara, comprenderás como vencerlo.

¿Te atreves a saltar al abismo?"

D se derrumbó en el suelo tembloroso y sudado, agarrando con fuerza la carta entre los dedos de su mano derecha, únicamente repetía una frase, voy a morir, voy a morir, voy a morir.

Monday, March 25, 2013

Cordón Umbulical: la luz de una opotunidad

Todo comienza siempre desde la oscuridad. Las grandes mitos cosmogónicos son el relato de la aparición de la luz frente a la negrura eterna imperante en el pasado. En esa oscuridad, no hay nada, por no haber,no hay ni posibilidad de vida, y por tanto, de tiempo. No hay presente. Nada importa.

Así comienza "Cordón umbilical" de Daniel de Vicente, rompiendo, haciendo desaparecer ese color negro que impregna el todo, dando paso a la luz, a la oportunidad, al tiempo, a la vida y lo que es más importante, a la elección. La elección entendida como el acto de elegir nuestras propias lecciones, dejando patente que toda lección procede de una e-lección, que es el significado que dota esa "e" a la palabra.

Y ante nosotros se nos presentan una serie de personajes diferentes en lo externo, pero tremendamente iguales en su contenido. Unos entes visualmente sencillos en los que muchos reconocemos o nos reconocemos. Unos personajes complejos y con multitud de máscaras y disfraces.

Es de agradecer que la puesta en escena de los mismos sea sin grandes aspavientos en lo referente a la escenografía, pues dota de un sentido simbólico que acompaña al texto de una manera perfecta. Ya que no importa el lugar, ni el ambiente, ni el dónde. Ni cómo visten o adornan sus cuerpos esos seres complejos en lo espiritual, vanales y simples en lo superficial. Lo verdaderamente importante está en lo que dicen, lo que no dicen, lo que hacen y no hacen, es decir, en las elecciones que toman.

Decía que todos ellos, diferentes en el continente, comparten un serie de rasgos en el contenido, que es sobre lo que pivota su leitmotiv:

- el fracaso
- la oportunidad
- el miedo
- la elección
- la lección

Lo que Daniel luce en el escenario, son seis personajes que viven un fracaso vital , al que además, parecen esclavizados como un bebé de su madre a través del cordón umbilical. En la oscuridad, no pueden hacer nada por cambiarlo, pero esa luz que comienza la obra, es también el inicio de la oportunidad, del presente que es el tiempo del cambio, de la elección, de la posibilidad de romper con las cadenas uterinas que les mantienen atados a la infelicidad.

Todos y cada uno de los seis personajes que componen la obra, tienen la oportunidad brindada por esa luz, de enfrentarse a ese miedo que les atenaza y lograr ser felices. Sin embargo, el sexteto decide, cada uno en su momento, no enfrentarse a ese miedo, no luchar, aceptar el fracaso y por ende la derrota. Se resignan pensando que nada pueden hacer por cambiar su destino, aunque se aferren a pequeñas mentiras que les permiten seguir conservando una difusa y pobre esperanza de felicidad, eso si, sin darse cuenta de esa cuerda ardiendo, que es la mentira, no es más que alimento que permite reforzar ese cordón umbilical que los ata y esclaviza.

Y asumiendo la derrota, ya no el fracaso, como el estado natural de sus vidas, dando por concluida la oportunidad que esa luz significó en la oscuridad, no queda más remedio que volver a lo negro, al apagado de esa pequeña llama de esperanza que durante un tiempo brillo, pero que ellos no quisieron aprovechar. Y ya nada vuelve a importar, pues en la oscuridad, ya no hay tiempo, ya nada es relevante, ya no es necesario mostrar lo que ahí hay.

Pero el público o el lector, que asiste a esta tragicomedia moderna, no sufre ese apagón, esa marcha de nuevo hacia las tinieblas, pues una vez concluida la obra, se enciende para ellos otra nueva luz, esta vez la de los focos, dándoles la oportunidad de, una vez visto lo pasado encima del escenario, tomar sus propias elecciones gracias a la lección que el genio creativo del autor, nos ha querido enseñar. Daniel nos lanza la pelota para que ahora, juguemos nosotros en nuestro presente.

"Cordón umbilical" de Daniel de Vicente, en el Teatro Lara los días 8, 10, 15 de Abril.

Thursday, February 28, 2013

Filosofía del límite. Un homenaje a dos bandas.

Llevo desde hace mucho tiempo creyendo que todos y cada uno de nosotros, en mayor o menor medida, tenemos dentro un filósofo y por ende, una filosofía propia. Mantengo esa idea porque doto a la filosofía, no de una definición restringida y cerrada que es la que ofrece el mundo académico, sino que muy al contrario, conservo la que desde los tiempos de su concepción tuvo, es decir, como la capacidad de llegar a conocer y actuar del yo, con su propio ser y con el mundo. Aquello que nos permite un logos y una praxis, una forma de pensar y una forma de actuar. En esa creencia no es de extrañar por tanto, que reúna hoy aquí a dos filósofos, uno con la etiqueta oficial como es Eugenio Trías, y otro que lo es a pesar de no tener diploma que lo acredite como tal, David Roncero.

Mientras me encontraba intentando escribir un humilde homenaje póstumo a Trías, descubrí que muchas de las actitudes y formas de filosofar de Eugenio compartían una esencia con la filosofía vital de David Roncero.  De esa coincidencia de pensar, conocer y ser nace este artículo.

Eugenio Trías
Lo que une en este dueto extraño a Trías y Roncero es que ambos son unos filósofos del diálogo, de esa conversación que se produce entre dos, si bien con la mágica característica de que se trata de un diálogo que nace, crece, se desarrolla y muere como una especie de monólogo. Se encuentran ambos en el límite, concepto vital para los dos que explicaremos más tarde, del diálogo y el monólogo, donde se trasciende o superan las barreras de una y otra forma de expresión. Eugenio dialoga con la cultura, mientras que David dialoga con su yo, pero pronto nos daremos cuenta de que ese dialogo es imposible, porque tanto el yo como la cultura no son seres que permitan una respuesta externa. Por tanto, podríamos pensar que se trata de un monólogo interior, sin embargo, van mucho más allá del monólogo, porque en él, no hay posibilidad de confrontación, porque el monólogo es unidireccional, pero ellos obtienen réplica, crean comunicación. Para que ello ocurra, para que nazca ese diálogo, como ya hemos dicho, es necesario la confrontación, y ambos no tienen reparos a ella, la buscan y creen firmemente como Hegel que las contradicciones o nos matan, o son el signo máximo de vitalidad.


Esa conversación, ese diálogo que produce la confrontación, es decir, en ese ponerse frente contra frente, buscan ante todo una propuesta, un camino donde encontrar los límites. Decimos camino porque es una actitud que necesita de ponerse en marcha, ya que ambos se han dado cuenta de que, al igual que Wittgenstein, que "los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo", y buscan algo que rompa esa limitación. Trías defiende que el arte es algo difícil de expresar con palabras, porque transciende al propio lenguaje, por eso se transforma en una experiencia. Roncero articula la misma analogía para la vida, cuya existencia de acontecimientos, de notas, van mucho más allá de lo limitante del lenguaje y que por tanto, deben experimentarse, es decir, vivirse también a través de la experiencia.

La experiencia por tanto es un límite en la concepción de Trías, que a pesar de ser difícilmente comunicable a través del lenguaje, permite ir más allá, permite el misterio de transmitir no con las palabras, sino con otros códigos de comunicación, que son para Trías la pasión y para Roncero las emociones. Pasión y emoción, se convierten por tanto, en fuentes de conocimiento, como lo es la Razón, con su propio código lingüístico,  el cual se expresa mediante la experiencia.


David Roncero
Necesitamos para seguir adelante, entender el concepto de límite como lo entiende Trías y ver como lo asimila Roncero en su filosofía de vida de forma natural. Frente a la figuración de límite como muro, barrera, frontera que impide ir más allá de lo establecido, Trías lo concibe como aquello que nos permite la confrontación y por tanto, nos permite el camino y la posibilidad de ir allí donde antes no hemos ido. El límite, por tanto, se transforma no sólo en pared, sino en puerta, no sólo en meta, sino en salida. El ser humano es un "ser como límite", que constantemente experimenta el límite, pero que mientras la Razón nos deja en el muro, la experiencia nos lo convierte en puerta a buscar otro límite más. La vida se convierte, a la sazón, en un camino de límites constantes que intentaremos ir superando, hasta toparnos con el último límite que no podremos comprender hasta que, como lógicamente cabe dentro de el razonamiento de su filosofía, no lo experimentemos, es decir, muramos, dejemos de experimentar la vida para experimentar la muerte, convirtamos la pared de la existencia en la puerta de la muerte. El límite, por tanto, para Eugenio y David no es limitante, sino creador de posibilidades.

Se deduce por tanto, que el ser es un límite que une lo conocido y lo desconocido, que une la meta y la salida, la vida y la muerte, la experiencia y la palabra. Con esa concepción de límite, construye Trías una triangulación filosófica para la vida con sus tres vértices: el ser límite, la razón fronteriza y el logos simbólico. Que vienen a ser el hombre, la pasión y la experiencia para Trías y que son para Roncero el yo, las emociones y la experiencia.

Con esta triada de conceptos, Eugenio construye una ciudad, un mundo, una forma de vida, que conecta con la filosofía de vida de David, que también construye su ciudad, su mundo, donde ambos diferencian cuatro barios o estados:


  • la RELIGIÓN que son las creencias.
  • el ARTE que es lo que hago
  • la ONTOLOGÍA que es lo que conozco
  • la ÉTICA que es como lo hago

Esta ciudad que vive en el límite, sólo puede vivir en el aquí, que también expresó T.S. Eliot en su poema:

Aquí es real la junta imposible
de las esferas de la existencia.
Aquí pasado y futuro se conquistan y reconcilian.
Ese aquí es el presente, el único lugar posible donde son factibles las experencias, por ende, donde existen los límites, la vida. Así, el presente se convierten en un límite más, es el muro del pasado y la puerta del futuro. Concepción que comparten tanto Trías como Roncero.

Nos encontramos por tanto, para terminar, ante dos filósofos de la experiencia, del límite, de la capacidad del ser para ír más allá, de transcender y cuya única forma de hacerlo, es en la acción, en el movimiento que nace, recordemos el principio, en ese diálogo que incita, que motiva, que llama a emprender. Ambos comparten esa necesidad de la experiencia, la única capaz de llevarnos al límite, a conocernos a nosotros, es decir, al ser, a descubrir que ese ser es un límite también, por tanto, que nos abre puertas a ser más allá de lo que somos ahora y que para ello, es vital no el uso único del lenguaje. Para ello, nos comunican lo importante que es no usar sólo el lenguaje limitante, sino  también lo vital de la pasión para Trías, de las emociones para Roncero. Pasión y emociones que rasgan la Razón y nos permiten comunicarnos y comunicar mucho más allá de las palabras, pasión y emoción que son para ambos, por tanto, el lenguaje del conocimiento, el lenguaje de la vida.

Thursday, February 14, 2013

Beautiful Life

what i´m wanting life is only to be free
feel so free feel
so free ye ye 
living in a world of blues harmony
you and me 
you and me yeah
right up to the sky 
out of my mind 
its a beautiful beautiful life 
feeling so fine 
till the sunshine 
its a beautiful beautiful life 
up to the sky

Tuesday, February 05, 2013

¿En qué escalón estás hoy?


¿Conoces la escalera que te lleva al piso de los retos logrados?


Monday, January 21, 2013

Microcuento XII: En el mundo de Oz

Decidió caminar y acabó encontrando su propio sendero de baldosas amarillas para hacer realidad sus sueños.


by ToTe

Tuesday, January 08, 2013

Mis Maestros XXVIII: Arturo Pérez-Reverte




"Yo no estoy dispuesto a ser esclavo de mis sentimientos y mis intimidades."

Free counter and web stats