Wednesday, July 27, 2011

Mis maestros: Forrest Gump (II)

Y cuando pensaba quedarme sin entrada un torbellino de ideas me lleva hasta aquí:


"Ese día, estabamos caminando como siempre, y luego, asi como si nada, alguien paró la lluvia, y el sol salió."


"Aquel día, sin niguna razón en particular, decidí salir a correr. Corrí hasta el final del camino, y cuando llegué, pensé que tal vez podía correr hasta el final del pueblo. Y cuando llegué, pensé que tal vez podía correr hasta el condado de Greenbow. Noté que si había llegado tan lejos, tal vez podía correr a través del gran estado de Alabama. Y eso fue lo que hice. Corrí atravezando Alabama. Sin niguna razón en particular segía corriendo. Corrí derecho hasta el océano. Y cuando llegué, noté que ya había llegado lejos, y que tal vez debía dar la vuelta y continuar corriendo. Y cuando llegué al otro océano, noté que debía dar la vuelta y continuar corriendo. Cuando tenía sueño, dormía. Cuando tenia hambre, comía. Cuando debía... tu sabés, iba. "


 

2 comments:

Oso said...

Algún día sadré de mi casa con lo puesto y empezaré a correr. Cuando me canse descansaré, cuando tenga hambre comeré y cuando tenga que ir... iré. No me moriré sin hacer esto y llegar donde el destino crea que tengo que llegar.

Alberto said...

Y te diremos lo de "corre Oso corre..." ;)

Un abrazo.

Free counter and web stats