Sunday, May 08, 2011

Volar

En el vacio abismo contemplé,
desnudo,
la fragilidad de todo mi ser.

Miré mis manos con sus frágiles dedos,
los mismos con los que te acaricié.
Miré mis brazos pálidos y delgados,
aquellos con los que antes te abrazé.

Los ojos que ahora ven un acantilado,
vieron tu bello cuerpo dormir.
Los labios que ahora no pueden reír,
besaron cada rincón de tu ser.

Asomado al negro olvido no puedo
dejar de llorar, de
pensar en tí, de
recordar como oía en tu pecho,
el latir de tu corazón.
Ansiar poseer de nuevo,
el fuego de tu sexo,
el gozo de tu fruto,
los besos de tus carnosos labios,
el suave tacto de tu dulce piel.

En la cumbre de mi tristeza,
mirando mi pobre cuerpo,
dejé de tener miedo,
de llorar una vez más por ti.
Abrí mis pobres manos con sus frágiles dedos,
abracé el viento con mis pálidos brazos,
y miré, con los ojos cerrados,
gritando por los labios rojos por el dolor,
que iba a vivir.

Y sin miedo, salté....

2 comments:

Oso said...

...
como siempre había hecho, salté al vacío
como siempre ocurría, salté al vacío
sin paracaídas,
con la esperanza de que durante la caída,
apareciera uno.

Y siempre aparece un paracaídas,
uno que te hace sentir vivo, uno que da la vida,
y te hace remontar el vuelo
y subir más y más alto,
por encima de donde estabas,
y cuando estás en el climax del vuelo
el paracaídas se raja.
Se raja y vuelves a caer,
desde más alto, más rápido.

Ves como el suelo se acerca inexorablemente,
sufres la caída, sufres el miedo del golpe
del golpe contra el suelo que se acerca y se acerca
y de repente...

(gracias Universo)

Alberto said...

¡El maldito universo, el fucking universo! jajajajajajajaj, ¿verdad Oso?

Añadir únicamente: gracias por el post it y por ser TÚ, sin aditivos ;)

Un abrazo muy muy fuerte.

Free counter and web stats