Tuesday, April 22, 2008

Pau Casals y Mendelssohn.

Simplemente déjense llevar por el diálogo entre ese majestuoso y poderoso piano y ese sinuoso y melodioso violonchelo. El desgarro de la cuerda, la fuerza de la percusión; en fin, para su disfrute.

2 comments:

Oso said...

Me encantaría saber tocar el piano...

Aristóteles said...

Que buen diálogo.

Saludos musicales.

Free counter and web stats