Monday, August 07, 2006

La locura

La locura nos concede la verdadera libertad, pues no hace el loco lo que quiere y todos los demás, los “cuerdos”, ciegos ante el vuelo libre, nos conformamos y resignamos, asumiendo nuestra pobreza imaginativa con frases como: ¡Déjalo, está loco!

No contienen la misma raíz la palabra cuerdo y cuerda, no es una cuerda un instrumento para atar, para acortar movimientos, ¿quién ha sido el malvado amo que ha decidido castigarnos atando nuestra voluntad a la cordura?

¿Estoy acaso yo cuerdo? ¿Estoy acaso yo loco? ¿Estoy acaso? O simplemente soy un pensamiento momentáneo, al cual con el pasar del tiempo, olvidará una mente y jamás volveré a estar, ¿jamás? No lo sé, también cabe la posibilidad de que me convierta en un recuerdo, un simple recuerdo, pero ¿valoramos realmente los recuerdos como se merecen? Porque me hace gracia que los recuerdos sean re con cuerdos, escala musical con cordura; ¿son los recuerdos melodías acaso de los momentos cuerdos de nuestra existencia?

Sin embargo, ¿hasta qué punto nuestros recuerdos son momentos verdaderos de nuestra existencia conservados en su originalidad?, como toda partitura musical, y los recuerdos lo son, existen multitud de posibles acordes; acordes de acuerdo con nuestra cordura, otros por nuestra necesidad de recordar acordes que nos permitan la felicidad, luego están los que deseamos dejar atrás pero cual canción pegadiza y persistente se resiste a abandonarnos.

¡Oye tú! ¡Sí, tú!, el que está escribiendo esto, dime: ¿Estoy acaso cuerdo? ¿Estoy acaso loco? ¡Deja de escribir y dame una respuesta, date una respuesta!... ¿Tienes una respuesta?

3 comments:

David said...

No sé por qué pero esto ya lo he leído. Yo puedo afirmar que estoy loco que vivo felizmente en mi locura y eso no se paga con dinero. Saltar cuando los demás se agachan, cantar cuando los demás callan o simplemente no hacer cuando los demás hacen. La locura es el camino hacia la felicidad y lo afirmo rotundamente como loco feliz o feliz loco que soy.

Rocío said...

Jejeje, pero sabes qué pasa... que en un mundo de 'cuerdos', la locura es perseguida. Así que vive a tu antojo, disfruta, pero no lo digas muy alto, no vayan a descubrirte... :)

Alberto said...

Gracias a los dos por vuestros comentarios, de corazón. Que alegría ver que aún hay gente que se pasa por aquí y pierde un poco de su tiempo veraniego leyéndome.
Vuelvan por favor.

Free counter and web stats