Wednesday, June 15, 2011

Eclipse de luna

Observaba tus dulces pechos,
acariciaba tu sedoso cuerpo y
muy callado, oía latir tu pecho
al compas del piano en la noche,
en la noche en la que se eclipsó la luna.

Como iba a saber yo, allí a tu lado,
desnuda mi carcasa junto a la tuya,
mientras jugabas y me besabas,
mientras la luna se eclipsaba,
que esa noche,
esa noche,
sería la última .

Y mientras el piano añoraba el claro de la luna,
también en nosotros se instalaba poco a poco, la amargura,
se apagaba, sin darnos cuenta, la luz,
en la noche del eclipse de luna.

2 comments:

Oso said...

Querido Alberto, sabes que no soy un profundo amante de la música clásica, pero también sabes que puedo disfrutarla a mi manera. En esta ocasión he disfrutado muchísimo. Sobre tu poema, me ha gustado mucho.

Gracias.

Alberto said...

Lo grande de la música, lo grande de los sentimientos, es que cada uno los disfrúta a su manera ;)

Ayer mientras contemplaba sentado en el parque el eclipse, no dejaba de tatarear esta melodía y el resto, salió de dentro a una libreta que ya conoces :P

Me alegra que lo hayas disfrutado y te haya gustado mi poema, un abrazo.

Free counter and web stats