Sunday, February 15, 2009

Arte y Tecnología; difuminando límites.

Bienvenidos a la nueva cultura. La tercera cultura. Las fronteras son cada vez más finas, menos claras. Si la física cuántica rompió con nuestra concepción del tiempo y el espacio; la teoría de supercuerdas con el estatísmo de las cuatro dimensiones (cinco si incluimos el electro-magnetismo) mostrándonos mundos desconocidos dispersos a lo largo de 11 dimensiones; el contacto entre el arte y las nuevas tecnologías nos abre a nuevas experiencas sensitivas donde sujeto y objeto artístico interactúan en un sistema complejo dinámico.

Amigos: los nuevos artístas, los nuevos humanistas son los TECNÓLOGOS (ingenieros, expertos en tecnologías, físicos, etc.) Frente a la visión tradicional del intelectual clásico con una gran base de conocimientos humanísticos, ahora se impone el intelectual tecnológico, conocedor de los más mínimos secetros tecnológicos y capaz de percibir los cambios que la tecnología aportará a la sociedad y al hombre. Y por supuesto, su influencia en las artes es enorme, porque muchos de ellos lideran nuevos movimientos artísticios que mezclan arte, ciencia y tecnología.

Y no se trata de un postmodernismo, tan trasnochado. No. Estos nuevos artístas llevan sus investigaciones,nos platean en sus obras y nos inquietan demostrándonos que las fronteras entre la vida y no vida, entre los sistemas artificiales inteligentes y nosotros, como sistemas vivos, no están tan lejanos. No acaban con los relatos y mitos que el postmodernismo expone, todo lo contario, nos enseñan que ciencia y arte se han unido en un nuevo gran relato.

Ahora el arte vive y respira a nuestro alrredor. Espera que jugemos con él, que interactuémos a su lado, que deformemos la frontera del sujeto pasivo observador del objeto innanimado.

Así en la exposición Vida 11.0, nos encontramos bosques de material sintético que nos acarica, que levantan sus hojas ante nuestra presencia; pájaros que elevan su vuelo ante nuestros pasos, que emiten sonidos, que se coordinan; ojos electrónicos que reconocen nuestras caras y que ofrecen juegos de luz y movimiento. Pequeños sistemas de vida artificial con comportamineto grupal que se asustan, se esconden, comen, juegan, se enamoran, etc.

Y si en la exposición anterior son ingenieros haciendo arte, en "Fuegos Fatuos" ahora son "artístas" usando la tecnología para su creación artística. El uso de la luz en materiales como bombillas, cintas de video, cables. etc., nos enseña un mundo fantasmagórico de residios de nuestro quehacer diario que se transforman en obras de arte gracias a una nueva mirada, una nueva luz. Se exploran asi como la muerte ( el desuso) no es más que un transito para una nueva vida. Las cintas de vídeo se convierten en caminos de luz que rompen el espacio tradicional de la escultura invadiendo espacios nuevos tridimensionales con nuevas formas de representación; donde unos cables se evaporan en humos de colores evanescentes, etc.

Han llegado, y han venido a decirnos que se quedan. Que forman parte ya de nuestro yo cultural. Las tecnologías están vivas y como tal, forman parte de la nuestra modificándola y dejándose modificar. Redes complejas, sistemas artificiales vivos, inteligencias artificiales. Poco a poco, y esto es una opinión, las diferencias entre nosotros y ellos, los seres tecnológicos, es menor. ¿Se humanizan o nos tecnoficamos? La respuesta aquí no importa, lo importante es que nos estamos fusionando, y este cambio revolucionará los conceptos mismos de vida, hombre, sociedad, sistema, etc.


PD: Y si a todo ello le suman la siempe agradable, inteligente e interesante compañía de él. Comprenderán que un domingo de comida china, café y exposición haya sido una velada exquisita.

1 comment:

Oso said...

Era interesante la exposición, aunque nos quedásemos con ganas de más. Quizá el año que viene podemos ir a ver Vida 12.

Un abrazo.

Free counter and web stats